9.8 C
Galicia
miércoles, febrero 28, 2024

El FIDA emite su primer bono de desarrollo sostenible en euros para el fondo de pensiones alemán HPK y otros

  • El bono permite al Fondo de la ONU aumentar sus inversiones dirigidas a aliviar la pobreza y el hambre en zonas rurales

Roma, 5 de abril de 2023 – El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) ha emitido hoy, por primera vez, un bono de colocación privada designado en euros por valor de 65 millones a cuatro fondos de pensiones alemanes, con Hamburger Pensionskasse (HPK) como inversor principal. HPK es uno de los fondos alemanes de pensiones más grandes, y trabaja con el sector de la alimentación y bebidas, y la industria de venta al por menor.

Esta inversión permitirá al FIDA ayudar a miles de pequeños productores que residen en las zonas rurales de los países en desarrollo, así como a sus familias, a adaptarse al cambio climático, aumentar la producción y mejorar su acceso a las cadenas de valor y los mercados. La emisión del bono llega en un momento en que las poblaciones rurales se ven profundamente afectadas por las subidas de los precios de los alimentos, los fertilizantes y la energía, además de sufrir las consecuencias de los fenómenos meteorológicos extremos

“Nos enorgullece especialmente asociarnos con estos fondos de pensiones que, al igual que el FIDA, persiguen objetivos de desarrollo sostenible a largo plazo. Esta inversión ayudará a los pequeños agricultores de los países en desarrollo —que producen un tercio de los alimentos consumidos a nivel mundial— a percibir un ingreso decente”, afirmó Natalia Toschi, Jefa de la Unidad de Captación de Fondos del FIDA. “Los objetivos que compartimos con el equipo de Hamburgo han sido un factor importante para lograr esta inversión que marca un antes y un después, a pesar de la volatilidad persistente en los mercados hoy en día”.

“Tras años de tipos intereses bajos e incluso negativos, ahora nos encontramos utilizando los tipos actuales para reforzar de nuevo nuestras inversiones directas de renta fija. Si las podemos poner a disposición para un mejor uso y generar un impacto real, estamos encantados. La misión del FIDA encaja a la perfección con los intereses del casi millón de socios que tenemos, quienes buscan una provisión segura, sostenible y de valor”, explicó Stefan Kelin, que dirige la cartera de renta fija de HAPEV, la compañía administradora.

Desde que emitió en 2022 sus dos primeros bonos de desarrollo sostenible, valorados en 150 millones de dólares, el FIDA ha diversificado su oferta para los inversores y ahora tiene la posibilidad de emitir bonos en euros. Además, también ofrece diferentes plazos. La colocación privada con los fondos de pensiones alemanes tiene un vencimiento a 12 años.

“Con este bono de 12 años, el FIDA añade otro punto a su curva de rendimientos como emisor. Esperamos seguir completando la curva en fechas próximas. Nuestro objetivo final es aumentar la financiación en apoyo de las poblaciones vulnerables del medio rural en un contexto caracterizado por las adversidades económicas y climáticas. Las inversiones del FIDA a favor del desarrollo rural son más importantes ahora que nunca”, ha declarado Toschi.

El FIDA emitió su primer bono de desarrollo sostenible en junio de 2022, en el marco de una estrategia dirigida a evaluar nuevos modelos de financiación para canalizar más recursos hacia las poblaciones más necesitadas en países de ingreso bajo y mediano. Así, el FIDA se convirtió en el primer fondo de las Naciones Unidas y en el único de sus organismos especializados, aparte del Grupo Banco Mundial en operar en los mercados de capital. En 2022, el FIDA emitió dos bonos valorados en 150 millones de dólares. El Fondo recibió la calificación de AA+ tanto de Standard & Poor’s como de Fitch.

La alimentación y los medios de vida de los aproximadamente 3 000 millones de personas que viven en las zonas rurales de los países en desarrollo dependen en gran medida de la actividad agropecuaria en pequeña escala. Los pequeños productores producen un tercio de los alimentos mundiales y hasta el 70 % de los que se consumen en los países de ingreso bajo y mediano. A pesar de ser esenciales para la seguridad alimentaria mundial, a menudo sufren el hambre y la pobreza. En torno al 80 % de las personas extremadamente pobres del mundo habitan en zonas rurales.

La cantidad de personas que pasan hambre ha venido aumentando en los últimos años hasta los 828 millones en 2021. El número de personas que sufren inseguridad alimentaria aguda se disparó hasta alcanzar 205 millones a mediados de 2022 debido a la combinación de conflictos, fenómenos meteorológicos extremos, la aceleración del cambio climático y las sucesivas perturbaciones económicas, según el Informe Mundial sobre Crisis Alimentarias de 2022.

Más información para inversores acerca del programa de financiación del FIDA

 

Artículos relacionados

- Advertisement -spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com