12.5 C
Galicia
jueves, mayo 30, 2024

El FIDA urge a invertir en las zonas rurales para salvaguardar la seguridad alimentaria mundial

Roma/Washington, D. C., 26 de abril de 2023 – Los pequeños productores, quienes producen un tercio de los alimentos mundiales, se enfrentan a una serie de desafíos sin precedentes, entre los que se incluyen la actual crisis alimentaria mundial y la aceleración del cambio climático. A pesar de ser fundamentales para la seguridad alimentaria mundial, a menudo viven en condiciones de pobreza o pasan hambre, y apenas ganan seis céntimos por cada dólar de alimentos que producen. Álvaro Lario, Presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) de las Naciones Unidas, viaja esta semana a los Estados Unidos con el objetivo de llamar la atención sobre la necesidad apremiante de aumentar la inversión en las zonas rurales de los países en desarrollo, con miras a salvaguardar la seguridad alimentaria mundial y, en última instancia, la seguridad nacional.

“Alrededor de 3 000 millones de personas viven en las zonas rurales de los países en desarrollo, y su alimentación y medios de vida dependen en gran medida de la actividad agropecuaria en pequeña escala”, ha afirmado Lario. “En los últimos decenios, las inversiones en las economías rurales y, en concreto, en el sector agrícola han sido sistemáticamente insuficientes. Si se sigue desatendiendo a los habitantes del medio rural, se agravarán la pobreza, el hambre y las migraciones, y aumentarán los conflictos y la inestabilidad. La seguridad alimentaria y de los ingresos es fundamental para la seguridad nacional”.

Como Presidente del único organismo de desarrollo de las Naciones Unidas que se dedica exclusivamente al desarrollo rural y al fomento de las economías rurales, Álvaro Lario no ceja en su empeño de dar a conocer esta situación. “Las poblaciones a las que prestamos servicios, que producen gran parte de los alimentos que consumimos, no buscan limosnas; tan solo quieren superar obstáculos como la falta de acceso a la financiación, las tecnologías o la conectividad. Merecen nuestra ayuda”.

Recién aterrizado tras la Reunión de los Ministros de Agricultura del G7, celebrada en Miyazaki (Japón), Lario hará varias paradas en Washington D. C., donde visitará el Capitolio para reunirse con diputados y funcionarios públicos, y a continuación se dirigirá a Nueva York, donde participará en el encuentro Global Citizen NOW.

La crisis alimentaria imperante se debe a la confluencia del cambio climático, los conflictos, las perturbaciones económicas y las disrupciones en las cadenas de suministro de alimentos ocasionadas por la guerra en Ucrania y la pandemia mundial. Los precios de los alimentos y el combustible se dispararon en todo el mundo hasta alcanzar niveles sin precedentes a finales de 2022. Si bien el costo de los productos básicos en los mercados internacionales ha bajado, los precios de los alimentos se han mantenido elevados en los países en desarrollo. Muchos de estos países dependen en gran medida de las importaciones de alimentos y del valor de sus monedas frente al dólar de los Estados Unidos.

“Atravesamos un momento en el que debemos esperar lo inesperable y, para las personas que viven en situación de pobreza extrema, es todo aún más complicado. Hay que aumentar la resiliencia de las personas”, señaló el Presidente Lario.

En torno al 80 % de la población mundial en situación de pobreza extrema vive en zonas rurales. Las inversiones en el medio rural y en los pequeños productores pueden lograr que millones de personas salgan de la pobreza y dejen de sufrir el hambre. Las inversiones en el sector agrícola son eficaces para reducir el hambre y la pobreza. El PIB generado por este sector, por ejemplo, es de 2 a 3 veces más eficaz en la reducción de la pobreza que el de cualquier otro sector. El preocupante nivel de endeudamiento de los países de ingreso bajo e ingreso mediano, la inflación mundial y la depreciación de las divisas locales dificultan seriamente que los países en desarrollo puedan financiar iniciativas de desarrollo a más largo plazo. El FIDA ha solicitado a sus Estados Miembros que aumenten sus promesas de contribución e inviertan en un futuro resiliente para todos.

 

Artículos relacionados

- Advertisement -spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS