28.1 C
Galicia
viernes, julio 19, 2024

El gobierno gallego aprobó hace semanas el PLADIGA 2023 que este año incorpora novedades y 4 planes: prevención; detección, disuasión, investigación y medidas correctoras; extinción y formación.

  • El Consejo del Gobierno gallego hace semanas dio su visto bueno a la actualización de esta planificación, que tiene como principal objetivo reducir al máximo posible, teniendo en consideración los recursos disponibles, las consecuencias ecológicas, económicas y sociales producidas por los incendios forestales
  • Entre las novedades de este año destaca la creación de una unidad especializada en grandes incendios forestales, que estará apoyada por tres nuevas brigadas públicas helitransportadas operativas todo el año, además de por casi una veintena de motobombas y más de una docena de batracios
  • También destaca  la incorporación de nuevas mejoras tecnológicas, la actualización de las parroquias de alta actividad incendiaria y el refuerzo del Plan de formación
  • Los medios humanos se mantienen, en líneas generales, en valores semejantes a los de las últimas campañas, con un operativo de más de 7.000 personas, contabilizando tanto los profesionales propios de la Xunta como los adscritos la otras administraciones
  • En cuanto a los medios materiales, el Servicio estará integrado -entre otros- por unas 380 motobombas y una treintena de medios aéreos, acercados tanto por la Xunta cómo por el Estado

Santiago, 28 de Julio de 2023.- El Consello de la Xunta aprobó en una reunión de hace semans el Plan de prevención y defensa contra los incendios forestales de Galicia (Pladiga) 2023, una vez oído el Consejo Forestal, que evaluó este documento en su reunión del pasado martes, día 25 de abril. Dicho documento, que estará vigente hasta que se apruebe una nueva actualización en el próximo año, tiene como principal objetivo reducir al máximo posible, teniendo en consideración los recursos disponibles, las consecuencias ecológicas, económicas y sociales producidas por los incendios forestales.

CIPIG (COMITE INTEGRADO DE PREVENCIÓN DE INCENDIOS DE GALICIA)

Así, el Pladiga 2023 mantiene los cuatro ámbitos diferentes de planificación: prevención; detección, disuasión, investigación y medidas correctoras; extinción y formación; pero incorporando una serie de novedades. Entre ellas, cabe destacar la creación de una unidad de directores de extinción especializada en grandes incendios forestales, tres nuevas brigadas públicas helitransportadas, la ampliación de la red de videovigilancia forestal, la incorporación de nuevas mejoras tecnológicas, la actualización de las parroquias de alta actividad incendiaria y el refuerzo del Plan de formación.

1.- Plan de Prevención

La prevención constituye una de las bases fundamentales en la lucha contra los incendios forestales. Se define como el conjunto de acciones encaminadas a eliminar los riesgos que pueden ser origen de los fuegos y de su propagación.

El Plan de Prevención de la Dirección Xeral de Defensa do Monte de la Consellería do Medio Rural incluye la regulación del uso del fuego, las acciones sociológicas y de educación ambiental, los sistemas de alerta preventiva, la silvicultura preventiva, la creación y mejora de infraestructuras de defensa y acciones de mejora de la gestión forestal y de sus producciones, que redunden en un incremento del valor del monte.

2:- Detección, disuasión, investigación y medidas correctoras

Este Plan contribuirá a reducir el número de incendios y a influir positivamente en el comportamiento de la población, con el fin de evitar negligencias y ejercer una función disuasoria en los causantes de fuegos intencionados, al saber que la investigación, la presencia policial y la vigilancia es continuada y que no se limita sólo a las épocas de mayor peligro.

Por otra parte, para llevar a cabo un rápido control de los incendios, es necesario contar con un sistema eficiente de detección de los mismos, que permita iniciar la extinción lo antes posible.

El Plan comprende las vertientes forestal y policial y se articula en detección, disuasión e investigación.

3.- Plan de Extinción

De acuerdo con los principios de intervención rápida, acción de conjunto y concentración de esfuerzos, en el plan de extinción se recogen los medios humanos y materiales, su distribución territorial y el procedimiento operativo. 

4.- Plan de formación

La formación es una actividad imprescindible que refuerza y mejora la profesionalización del personal. Los contenidos, la extensión y la intensidad de la formación se adaptará a cada categoría profesional.

Todo el personal relacionado directamente con la extinción de incendios forestales deberá recibir una formación general y específica acorde a su categoría profesional. Los organismos responsables velarán para que todo el personal a su cargo reciba dicha formación.

Del mismo modo, también es importante la formación en materia de prevención del personal, así como de otras administraciones con competencias en incendios forestales, por lo que se desarrollarán acciones formativas en varias líneas de este ámbito.

Pero como decíamos el plan también incorpora una serie de novedades como son:

  • Equipo especializado y nuevas brigadas helitransportadas públicas

En el marco del Pladiga 2023, se crea una unidad de directores de extinción que, en fuegos con elevado potencial de convertirse en gran incendio forestal, podrán ser movilizados por el Centro de Coordinación Central de Incendios, con la intención de facilitar y favorecer el correcto desarrollo del dispositivo. Estará formada por personal de diferentes categorías (técnicos, agentes, bomberos forestales, emisoristas…), que tendrán dependencia funcional directa de la Dirección General de Defensa del Monte. De este modo, se partirá de un equipo mínimo de dos integrantes en el que cuando menos uno de ellos tenga facultades para erigirse en director de extinción a su llegada a la lumbre. Las características del incendio y su potencialidad serán las que determinen la composición de la unidad, no habiendo límite de personal y categoría a incorporar en función de las necesidades y disponibilidad. Para el correcto desarrollo del equipo, se dispondrá además de los medios materiales necesarios.

                         

En ese sentido, este año se crean tres nuevas brigadas públicas helitransportadas en las bases del Barco de Valdeorras, en el Xurés (Muíños) y en Queimadelos (Mondariz) -con medio ciento de efectivos para cubrir los diferentes turnos- y que se sumarán a las ya existentes en las bases de Marroxo (Monforte), Campiño (Pontevedra) y Vilamaior (Verín). @Dito brigadas helitransportadas serán un apoyo fundamental para el desarrollo de la unidad, con la garantía de disponer de medios durante todo el año y con personal que integrará parte del equipo, la mayores de la versatilidad que ofrece disponer del medio aéreo como herramienta para determinadas acciones.

Por otro lado, como mayor refuerzo de los medios materiales que también servirán de apoyo la esta unidad para facilitar el correcto desarrollo de su trabajo, se prevé este ejercicio a compra de 15 motobombas y de otros 12 batracios, que consisten en un tractor con cisterna, trituradora multifunción y polidozer. Además, a lo largo de este año se podrán adquirir otros tres vehículos motobombas y otros dos batracios, que -en este último caso- pueden ser claves también en la extinción, más allá de los trabajos preventivos que están capacitados para desarrollar.

  • Vigilancia y mejoras tecnológicas

Otra novedad del Pladiga 2023 tiene que ver con la vigilancia fija. Así, dentro de esta red se incrementan en cinco las cámaras disponibles, en dos nuevas localizaciones, con el que se alcanza la cifra de 153 unidades en 76 localizaciones. Estas cámaras cuentan con una tecnología de última generación, especialmente diseñada para exteriores y vigilancia forestal, con zoom remoto, movimiento horizontal y vertical, rotación en los 360º automática y bajo demanda, visión panorámica y altas capacidades de grabación.

                          

En el campo tecnológico, se introducen mejoras y nuevas aplicaciones para facilitarle el trabajo al dispositivo de lucha contra incendios. Así, se adquirirán nuevos terminales de altas prestaciones y amplias capacidades de procesamiento, con el fin de distribuir la última versión de XeoCode Lite entre todos los técnicos forestales, agentes ambientales y personal del Servicio de prevención y extinción de incendios. Hace falta señalar que el XeoCode Lite es una herramienta de información e incorporación de los datos relativos al punto de inicio y avance del fuego, fotografías georreferenciadas, perímetro y aquellos otros datos que puedan ser de interés.

También se desplegará una nueva aplicación web que facilitará la gestión, supervisión y control de los lotes de maquinaria pesada y de otra maquinaria pesada contratada. También se actualizan las plantillas de los portófonos y mobilófonos Tetra, incorporando canales de intercomunicación con otros dispositivos que usan este sistema -061, policía, 112, bomberos urbanos- en las emisoras de técnicos forestales y agentes ambientales, de cara a una mejor coordinación durante los incendios.

  • Parroquias de alta actividad incendiaria y medios

En relación con las parroquias de alta actividad incendiaria, el Pladiga 2023 eleva el número de parroquias a 40, frente a las 35 del año pasado. Así, del total de parroquias, 26 repiten respeto a la anterior campaña, 14 entran en el listado y 10 salen de él.

Concretamente, las nuevas parroquias que entran son las de Ribasieira (Porto do Son), Quins (Melón), Padrenda (Padrenda), Casaio (Carballeda de Valdeorras), A Xironda (Cualedro), Chaguazoso (A Mezquita), Oímbra y La Granxa (Oímbra), Grixoa (Viana do Bolo), Vilamaior da Boullosa (Baltar), Prado de Limia (Muíños), Mourentán (Arbo), San Salvador de Budiño (O Porriño) y Saiar (Caldas de Reis). Mientras, salen del listado la del Pindo (Carnota), Ourense (Ourense), Paradela (Manzaneda), Sano Millao (Cualedro), A Esculqueira (A Mezquita), A Fraga (Lobeira), San Paio de Araúxo y Río Caldo (Lobios), Guillamil (Rairiz de Veiga) y Rebordechau (Vilar de Barrio).

                         

En cuanto a los medios humanos y materiales movilizados, estos se mantienen, en líneas generales, en valores semejantes a los de las últimas campañas. Así, el operativo estará integrado en total por más de 7.000 personas, contabilizando tanto los profesionales propios de la Xunta como los adscritos la otras administraciones. En este apartado, cabe recordar que los trabajadores de nueve meses pasan a ser de 12 meses desde este mismo año. En relación con el parque de maquinaria, se mantiene el despliegue de cerca de 380 vehículos motobomba y se movilizarán una treintena de 30 medios aéreos, acercados tanto por la Xunta cómo por el Estado, una cantidad semejante a la de las últimas temporadas de alto riesgo.

  • Planes de formación y de prevención

Sigue vigente el Plan de formación aprobado en el 2021 para el período 2021-2024 y cuyo objetivo principal es planificar la formación que se imparte al personal que forma el dispositivo de prevención y defensa contra los incendios forestales de la Xunta, de forma que se adapte a las necesidades operativas del Servicio y vinculado a las diferentes categorías profesionales que lo conforman.

El presupuesto previsto para financiar el Plan de formación dirigido al Servicio en este año 2023 es de 700.000 euros, frente a los 400.000 euros del año 2022. Dicho Plan consta de cuatro programas, dos de ellos dirigidos al Servicio, el tercero diseñado para el personal de los ayuntamientos que participa en la extinción y el cuarto para la sociedad del rural.

Así, en el apartado de la formación para el Servicio, se prevé para el año 2023 impartir 33 cursos en 602 ediciones, con aproximadamente 13.444 plazas, que suponen un total de 443.373 horas de formación en las modalidades presencial, telemática o mixta (casi el cuádruplo de las 115.000 horas del anterior Pladiga). El objetivo es, por una parte, reforzar la profesionalización de los efectivos contraincendios de todas las categorías existentes y, por otra, prepararlos de cara a la eventual acreditación de sus capacidades mediante los certificados de profesionalidad relacionados con los fuegos forestales.

                    

Además, sobre la actualización de conocimientos y entrenamiento del servicio para perfeccionar la organización y la eficiencia en el trabajo, se van a desarrollar diversas iniciativas relacionadas con la seguridad laboral, con los cada vez más habituales grandes incendios y fuegos de interfaz o con el manejo de equipamientos de trabajo como los equipos de comunicación Tetra o los nuevos vehículos de extinción. Este programa eminentemente práctico será de obligado cumplimiento para los efectivos y contará con una estructura a tres niveles: autonómico, provincial y de distrito.

En el apartado para los trabajadores adscritos a la Administración local que participan en el operativo de extinción, para que puedan desarrollar sus funciones contando con la adecuada cualificación profesional y coordinados con los medios disponibles a nivel autonómico. La intención es continuar con las formaciones eminentemente prácticas ya impartidas en los años 2021 y 2022, donde se impartieron 75 jornadas de siete horas de formación cada año, centrada sobre todo en temas relacionados con la seguridad y salud en el trabajo, así como con la prevención de riesgos.

Por último, en la línea iniciada en 2022, se contempla continuar formando y concienciando a la población de las áreas rurales, para que aprendan a autoprotejerse implicándose en la prevención, colaborando con los efectivos contraincendios y ayudando a dar con las causas y con los causantes de los fuegos. Está previsto impartir para este año 2023, como mínimo 40 charlas dirigidas a la población de las parroquias de alta actividad incendiaria.

Asimismo, con respeto al Plan preventivo, la Xunta destina este año casi 38,8 millones de euros, es decir, más de un 17 % de aumento de presupuesto con respeto al año anterior. De esta forma, se prevé actuar en cuando menos unas 60.000 hectáreas de terreno y en unos 5.600 km de pistas forestales y otras vías, además de en casi 4.840 puntos de agua, entre creación de puntos nuevos y mantenimiento de los existentes. En el que se refiere a las quemas prescritas, entre abril de 2023 y marzo de 2024 está previsto ejecutarlas en más de 2.100 hectáreas, el triple que en el mismo período anterior.

Además, están previstas ya 2.790 hectáreas de ejecuciones subsidiarias en el marco del convenio de protección de las aldeas -suscrito entre la Xunta, la Fegamp y Seaga- a lo que están adheridos 279 ayuntamientos, cifra que se espera aumentar con las actuaciones en ayuntamientos piloto. Otra novedad es un visor público al amparo del convenio que muestra a los ciudadanos para su consulta y posterior limpieza las parcelas dentro de las fajas (en concreto, de los ayuntamientos con plan municipal de prevención aprobado). Asimismo, se incorpora la revisión para comprobar el nivel de gestión de los predios de las franjas secundarias en los convenios de brigadas que mantiene el Gobierno gallego con los consistorios, que hasta ahora se centraban en labores de desbroce y de extinción.

Artículos relacionados

- Advertisement -spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS