17.2 C
Galicia
sábado, junio 22, 2024

Más de 20.000 manifestantes contra la fábrica de Altri en Palas de Rei por su impacto en la Ulloa y el rio Ulla

  • El agua, la tierra y el aire son patrimonio de todos y no deben ser sacrificados por intereses económicos ajenos a la comunidad.

El domingo 26 de mayo, la tranquila localidad de Palas de Rei en la comarca de A Ulloa se transformó en el centro de una manifestación masiva contra la instalación de una fábrica de celulosa por parte de las empresas Altri y Greenalia. La protesta, convocada por la Plataforma Ulloa Viva, atrajo a más de 20.000 personas, demostrando un rechazo unánime y contundente hacia un proyecto percibido como una amenaza directa al medio ambiente y al modo de vida rural.

Una Respuesta Masiva desde el Corazón Rural

El evento, que multiplicó por siete la población habitual de Palas de Rei, reunió a ciudadanos de toda Galicia, especialmente de las rías de Arousa y Vigo, y de los municipios del bajo Ulla. Los manifestantes llegaron en más de 40 autobuses, desbordando las calles del municipio y provocando atascos en localidades vecinas como Arzúa y Melide. La marcha partió del polígono industrial de Palas de Rei y recorrió más de un kilómetro hasta la Praza da Feira, colapsando la N-547, que tuvo que ser cortada al tráfico durante más de una hora.

Un Clamor Popular por la Defensa del Medio Rural

La protesta, encabezada por la Plataforma Ulloa Viva y los vecinos de la comarca, contó con la participación de productores locales, pequeños empresarios, colectivos ecologistas, sindicatos y representantes de diversos partidos políticos. Las pancartas y consignas reflejaron la preocupación por los efectos negativos del proyecto de Altri, con lemas como “Galicia enteira, rexeita a pasteira”, “A auga é nosa, e non da celulosa” y “Menos eucaliptos e máis frondosas”. La marcha fue pacífica y estuvo controlada por la Guardia Civil.

Impacto Ambiental y Social en la Ulloa y el Río Ulla

El proyecto de Altri y Greenalia ha generado una fuerte oposición debido a su potencial impacto ambiental en la comarca de A Ulloa y el río Ulla. La comunidad teme que la instalación de la fábrica conlleve la privatización de recursos naturales esenciales, como el agua, y la degradación del paisaje rural, transformando áreas boscosas en monocultivos de eucaliptos. Esto no solo perjudicaría la biodiversidad, sino que también afectaría negativamente a la economía local, basada en la agricultura, la ganadería y el turismo rural.

A terra e nosa e non da celulosa

Voces de la Comunidad

Durante la manifestación, se leyó un manifiesto a cargo de dos vecinas, Mónica Cea de Palas de Rei y Maika Sánchez de Agolada. El texto imaginaba un futuro en 2030 en el que la comunidad había logrado detener el proyecto de Altri. Destacaron la importancia de mantener un paisaje diverso y sostenible que favorezca a todos los sectores económicos de la región, en lugar de un modelo industrial que beneficie a unos pocos a costa del medio ambiente y la salud de la población.

Marta Gontá, portavoz de Ulloa Viva, subrayó la importancia de esta manifestación como un “segundo golpe en la mesa” después de haber presentado 25.000 alegaciones contra el proyecto. Gontá hizo un llamamiento a los partidos políticos para que se posicionen claramente en este conflicto, destacando que “este proyecto nos parece un atentado directo a nuestra manera de vivir y a nuestro medio ambiente”.

( “Altri non” )

Presencia Política y Apoyo Institucional

La manifestación contó con la presencia de figuras destacadas del BNG, como Ana Pontón y la candidata al Parlamento Europeo, Ana Miranda, así como representantes de Sumar, Podemos y Partido Galego. También asistieron algunos socialistas, como la alcaldesa de Antas de Ulla, Pilar García Porto. La participación de estos líderes subrayó la importancia política de la protesta y la necesidad de un compromiso claro por parte de las autoridades para proteger los intereses de las comunidades rurales.

Ana Pontón, líder del BNG, destacó al final de la manifestación que esta marcha es un ejemplo “de defensa de la dignidad y para defender el futuro de Galicia, que pasa por frenar este macroproyecto contaminante que el PP quiere regar con dinero público, 250 millones de euros de todos”. También criticó la postura del PSOE, calificándola de “triste equidistancia”.

El Manifiesto: Una Visión de Futuro

En la Praza da Feira, las vecinas Maika Sánchez y Mónica Cea leyeron un manifiesto que evocaba un futuro en el que la comunidad había vencido la batalla contra Altri. En su relato, destacaron la importancia de un paisaje rico y diverso que beneficie a todos, en contraposición a un paisaje industrializado y monótono. “En esta Terra del Medio, las comarcas del corazón geográfico de Galicia, son un lugar en regeneración. Son una oportunidad para poder desarrollar economía sostenible, donde se trabaje con el territorio protegiéndolo. Porque dependemos de la tierra, del agua y del aire. Esos y no la codicia desmedida de unos pocos son las bases de nuestras vidas”, afirmaron.

El manifiesto también hizo hincapié en la importancia de las raíces agroganaderas de la región y el potencial de la Ulloa, Melide, Arzúa, Agolada y Santiso para atraer a nuevas generaciones que busquen asentarse en un entorno sostenible. “En la tierra de nuestros abuelos hay futuro, madia leva que lo hay. Lo vemos y estamos orgullosas, como estamos orgullosas de nuestras raíces agroganaderas, las que nos alimentaron, nos alimentan y siguen siendo esenciales”.

 

Conclusión: Un Futuro en Juego

La manifestación en Palas de Rei no solo fue una muestra de la fuerza y unidad de la comunidad rural de A Ulloa, sino también un claro mensaje sobre la necesidad de proteger el medio ambiente y los recursos naturales frente a proyectos industriales potencialmente dañinos. La oposición a la fábrica de Altri y Greenalia representa una defensa del modo de vida rural y un rechazo a la privatización de los bienes comunes. En un momento en que las decisiones políticas pueden determinar el futuro de estas regiones, los manifestantes dejaron claro que el agua, la tierra y el aire son patrimonio de todos y no deben ser sacrificados por intereses económicos ajenos a la comunidad.

La lucha continúa, y la comunidad de A Ulloa está decidida a defender su entorno y su forma de vida, asegurando un futuro sostenible para las generaciones venideras.

Artículos relacionados

- Advertisement -spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS