25.9 C
Galicia
domingo, abril 14, 2024

Miles de familias rurales del VRAEM invirtieron 230 millones de soles junto al FIDA y el Gobierno de Perú para mejorar sus ingresos y fortalecer su capacidad agraria

Lima, 29 de junio de 2023 – Más de 50 000 familias rurales en situación de vulnerabilidad, ubicadas en 33 distritos de Apurímac, Huancavelica, Ayacucho, Cusco y Junín, han logrado mejorar sus medios de vida gracias a un proyecto ejecutado por Agro Rural, entidad adscrita al Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego del Perú (MIDAGRI) y que contó con el apoyo técnico y financiero del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola de las Naciones Unidas (FIDA).

El llamado “Proyecto de Desarrollo Territorial Sostenible” se llevó a cabo entre 2017 y 2022 con una inversión conjunta de 230 millones de soles. El Gobierno del Perú destinó 120 millones, el FIDA contribuyó con 88 millones y la población participante aportó 22 millones. Este esfuerzo ha llegado a su fin el 28 de junio último con un evento de clausura celebrado en Lima, en el cual se dieron cita autoridades gubernamentales y del FIDA, así como cientos de productores rurales que celebraron los logros alcanzados

“El enfoque de inclusión social y productiva del proyecto ha permitido incrementar los activos humanos, sociales, naturales, físicos y financieros de la agricultura familiar”, explicó durante el evento Jorge Arrelucé Delgado, Coordinador Ejecutivo del proyecto.

Cabe destacar que este esfuerzo también ha impactado positivamente en emprendimientos rurales no agrarios. Tal es el caso de la Asociación de Productores Artesanales Pokiri de la Comunidad Nativa de Koribeni, ubicada en el Cusco amazónico, que tras participar en el proyecto ha logrado constituir un Comité de Mujeres que hoy es reconocido como parte de la estructura de su comunidad. Con ello, han conseguido fomentar la igualdad de género en la toma de decisiones de sus negocios agrarios y emprendimientos rurales. Además, estas mujeres organizadas pudieron adoptar tecnología y maquinaria para la producción y comercialización de los textiles y artesanías que producen, y al mismo tiempo, preservaron sus tradiciones indígenas.

Juan Diego Ruiz, Representante del FIDA en el Perú, destacó que los logros alcanzados por el proyecto lo sitúan entre las iniciativas de mejor desempeño apoyadas por el FIDA a nivel global. “El proyecto nos deja una serie de enseñanzas y buenas prácticas sobre cómo llevar a cabo el desarrollo territorial con una amplia base de participación comunitaria. Estos nuevos estándares ya se están utilizando para el diseño de nuevos programas conjuntos entre FIDA y Agro Rural”, indicó Ruiz.

Uno de los principales aportes del proyecto ha sido el desarrollo de herramientas de planificación estratégica para los negocios rurales, pero también para el ámbito colectivo a través de los llamados “planes de vida”, con los cuales son los pueblos indígenas quienes definen su visión de futuro en comunidad. En tal sentido, la directora ejecutiva de Agro Rural, Carmen Beatriz Ríos Vásquez, señaló que se ha cumplido con todas las metas establecidas. “Se han ejecutado 175 planes de desarrollo territorial en comunidades campesinas de la región andina y 29 planes de vida en la región amazónica del Perú. Con estas acciones, también se buscó generar el empoderamiento económico de las mujeres y los jóvenes como agentes de cambio social. Más de 17 000 mujeres rurales han accedido al sistema financiero”, aseveró.

El proyecto también llevó a cabo 265 obras de conectividad e infraestructura territorial referentes al mantenimiento rutinario y periódico de caminos, cosecha de agua y provisión de infraestructura para rehabilitación de sistemas de riego.

“Las cadenas productivas más destacadas dentro de este proyecto fueron la pecuaria, agrícola, agroindustria, apicultura, artesanías, acuicultura, gastronomía, forestal y turismo”, dijo Ríos.

Comunidades indígenas del VRAEM fueron reconocidas

El proyecto fue uno los tres ganadores del “Premio de los Pueblos Indígenas” que el FIDA otorgó a iniciativas destacadas en el mundo en 2021, gracias a la ejecución del plan de vida de la comunidad nativa de Sensa, ubicada del distrito de Megantoni, en la región Cusco. A través de esta iniciativa, las familias dialogaron, analizaron e identificaron los principales problemas y potencialidades en su comunidad, e implementaron un conjunto de actividades orientadas a fortalecer la gobernanza y el bienestar común con un enfoque de gestión ambiental y territorial.

 

 

Artículos relacionados

- Advertisement -spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS