14.7 C
Galicia
jueves, mayo 30, 2024

Una nueva iniciativa del FIDA ayudará a mitigar el calentamiento global gracias a la reducción de las emisiones de metano del sector agropecuario en pequeña escala

Roma/Washington, 8 de mayo de 2023 – Dado que una reducción drástica de las emisiones de metano es prioridad para que el aumento de las temperaturas por el calentamiento global se mantenga por debajo de los 1,5 °C, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) va a poner en marcha una nueva iniciativa para ayudar a los países en desarrollo a reducir las emisiones de metano procedentes de sus actividades agrícolas y sus sectores agropecuarios en pequeña escala. El nuevo programa recibirá 3 millones de dólares del  Centro Mundial del Metano y 1 millón del Departamento de Estado de los Estados Unidos, según el anuncio del FIDA hoy en la Cumbre de la Misión de Innovación Agrícola para el Clima (AIM for Climate),

El sector agropecuario genera en torno al 42 % de las emisiones de metano, que principalmente proceden de la actividad ganadera por los procesos de fermentación entérica y el tratamiento del estiércol, los cultivos de arroz por anegamiento y la quema de residuos de este cereal. Aunque las emisiones de los productores en pequeña escala son muy inferiores a las del sector agropecuario en gran escala y las de las explotaciones industriales, los pequeños productores también pueden contribuir a su mitigación.

“El metano permanece poco tiempo en la atmósfera, lo que implica que si se toman medidas ahora se puede reducir con rapidez el ritmo al que avanza el calentamiento global”, afirmó Juan Carlos Mendoza, Director de la División de Medio Ambiente, Clima, Género e Inclusión Social del FIDA. Según él, es prioritario reducir las emisiones de metano. El FIDA invierte en este objetivo junto con los asociados de tal manera que no solo se generan beneficios a escala mundial, sino que a la vez se mejoran los medios de vida de las comunidades rurales

PR-37-2023

“Estos fondos permitirán que los productores en pequeña escala dispongan del marco de políticas y el apoyo financiero adecuados para reducir las emisiones de metano y, al mismo tiempo, poder aumentar su producción de alimentos y sus ingresos. Estamos entusiasmados de colaborar con el FIDA para convertir este proyecto en realidad y contribuir a alcanzar las metas del Compromiso Mundial sobre el Metano” dijo Rick Duke, Enviado Especial Adjunto de Estados Unidos para el Clima.

“Hemos observado que la acción climática internacional y la financiación del desarrollo para la mitigación del metano agrícola no son suficientes ni se canalizan adecuadamente hacia las regiones emisoras”, dijo Hayden Montgomery, Director del programa de agricultura del Global Methane Hub. “Confiamos en que el nuevo programa del FIDA demuestre cómo la mitigación del metano puede integrarse adecuadamente en los proyectos de desarrollo agrícola y cómo puede desbloquearse la financiación climática. Esperamos que otros socios para el desarrollo sigan su ejemplo”. Pese a que más de 150 países han firmado el Compromiso Mundial sobre el Metano, establecido en 2020, y han acordado adoptar medidas voluntarias para contribuir a los esfuerzos colectivos dirigidos a reducir las emisiones de metano a escala mundial en al menos un 30 % a más tardar en 2030, varios países necesitan apoyo para elaborar estrategias e impulsar procesos adecuados que les permitan alcanzar sus metas de reducción de estas emisiones.

En el marco de la iniciativa del FIDA, se apoyará en la preparación de un manual para ayudar a los países a incorporar sus metas de reducción de las emisiones de metano en sus contribuciones determinadas a nivel nacional, a incluir esas metas en sus planes nacionales, su presupuesto y sus procedimientos de inversión pública, y a diseñar una serie de intervenciones financiables que inicien la senda para reducir las emisiones de metano en el sector agropecuario y los sistemas alimentarios.

El FIDA prestará asistencia técnica a 15 países para ayudarlos a integrar las metas de reducción de las emisiones de metano en la versión actualizada de sus contribuciones determinadas a nivel nacional, con miras a su presentación en la Conferencia de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en 2025. Además, ayudará a estos países a diseñar proyectos y soluciones de financiación combinada para reducir esas emisiones en el sector agropecuario y los sistemas alimentarios.

La iniciativa contribuirá a poner de relieve las múltiples ventajas que ofrecen numerosas soluciones encaminadas a reducir las emisiones de metano. Por ejemplo, los enfoques que introducen mejores piensos también favorecen la salud y la cría de animales. Las técnicas específicas para reducir el riego en los cultivos de arroz, o el uso de variedades de este cereal mejoradas que reduzcan el tiempo entre la siembra y la cosecha también permiten aumentar la producción.

“Reducir las emisiones de metano no significa producir menos; al contrario, muchas prácticas agropecuarias brindan soluciones que favorecen a todas las partes y contribuyen a reducir estas emisiones al tiempo que aumentan la producción y los ingresos de los productores. Se trata de una labor esencial, dado que muchos productores viven en condiciones de pobreza o están a punto de verse sumidos en ella y un gran número de países debe aumentar la producción nacional destinada al consumo local”, dijo Mendoza.

El pasado mes de noviembre, el FIDA y el Departamento de Estado de los Estados Unidos anunciaron una nueva asociación con el objetivo de ayudar a los pequeños productores de los países en desarrollo a adaptarse mejor al cambio climático, reducir en mayor medida las emisiones de metano muy contaminantes y dar prioridad a su mitigación en los próximos proyectos del FIDA por valor de unos 500 millones de dólares.

 

Artículos relacionados

- Advertisement -spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS