Volver arriba

LA ALIMENTACIÓN DE LAS VACAS
en robots de ordeño

mayo 22, 2019

En el año 2005 se instalaron los primeros robots de ordeño en explotaciones de Galicia. Lo que entonces parecía un experimento se ha convertido en una realidad que cada vez llega a más granjas.
La falta de mano de obra, el aumento del número de vacas y la posibilidad de pasar menos horas ordeñando son algunos de los motivos que explican que en las explotaciones gallegas haya ya más de 400 de estos robots de diferentes marcas comerciales.

A pesar del fuerte aumento de la demanda, el coste de los robots sigue siendo elevado por lo que no todo el mundo se atreve a embarcarse en esa gran inversión, que significa de media unos 120.000 euros.

A nivel general, sabemos que el robot puede procesar alrededor de 750.000 litros de leche al año, es decir, la producción de unas 75 vacas. Por eso es ya habitual que haya explotaciones que cuentan con más de un robot.
También sabemos que las vacas en producción completan su ración diaria con los concentrados que consumen mientras son ordeñadas. Y que cada vaca puede pasar por el robot hasta cinco veces al día.

Las salas de ordeño siguen siendo la opción mayoritaria, pero, como hemos dicho, la falta de mano de obra que afecta a todas las comarcas ganaderas gallegas, así como la necesidad de aumentar volúmenes de producción -con el consiguiente incremento del número de reses en ordeñohacen que el robot aparezca como la opción de futuro más claro. Incluso en los sistemas de pastoreo se está empezando a trabajar con esas máquinas.

Por eso, hemos querido saber un poco más sobre el trabajo con estos dispositivos de ordeño y cómo pueden influir en la forma en la que hacemos las cosas en nuestra granja. En este caso hemos optado por analizar las pautas y criterios de alimentación de los animales que son necesarios para las vacas que pasan por el robot.
Ángel Ávila Coya, Veterinario asesor de vacuno de leche, nos da las claves para una alimentación más eficaz en estos sistemas.

 

 

¿Son necesarios grandes cambios en la alimentación de las vacas al cambiar la sala de ordeño por el robot?

La introducción del sistema de ordeño robotizado, trae cambios tanto en el modo de ordeño, como en el modo que se alimentan. Los animales alimentados con sistemas automáticos, irán al comedero dependiendo de los mecanismos de saciedad que tengan.

En estos sistemas robotizados parte del concentrado se aporta en la estación “raciones parcialmente mezcladas” y lo más importante es que la vaca se sienta atraída para ir al robot y mantenerla ocupada mientras se está ordeñando.

El comportamiento alimentario de las vacas ordeñadas en un robot es diferente del comportamiento alimentario de las vacas ordeñadas en sala. En sala de ordeño la actividad alimentaria se incrementa después del ordeño, pero en robot aumenta con el comienzo de la actividad humana.

Ordeño – Ordeños/hora

Los ordeños de los robots ocurren menos veces a primera hora de la mañana, sobre mediodía y a primera hora de la noche.

También se observa que en sistemas de ordeño tradicionales invierten 300 minutos por día en comer 12-13 comidas, mientras que en sistema robotizado el tiempo es de 4,4 comidas y una duración de 52 minutos.

El sistema robotizado nos permite suministrar las necesidades de los animales en función de su nivel de producción, número de lactación (primerizas y multíparas), días desde el parto, analizar la actividad de la rumia, vigilar la fluctuación del peso corporal durante toda la lactancia y monitorizar la relación de grasa y proteína de la leche individualizada.

Lo que más demanda un propietario que decide instalar un ordeño robotizado es estimular la frecuencia de ordeño y que las vacas asistan al ordeño y esto debemos manejarlo a través de la formulación. Uno de los factores más importantes para conseguir éxito en nuestro robot es tener una ración balanceada y definido un protocolo nutricional claro en la explotación.

Debemos evitar problemas relacionados con un pH ruminal bajo que desencadena problemas podales, menor asistencia al robot y por tanto mamitis y descenso de la producción.

 

¿Es preciso introducir cultivos nuevos en las parcelas?

Los forrajes que produzcamos en la explotación deben ser muy digestibles, ya que una mala digestibilidad traerá como consecuencia una menor asistencia al robot y por tanto menos ordeños y en definitiva menor producción. Ese es el objetivo y, por tanto, los cambios o su ausencia dependerán de la digestibilidad de lo que plantemos.

 

¿Se usa algún tipo de concentrado específico para robots?

Los concentrados para la estación del robot deben tener las siguientes características:
Ser altamente palatables: que estén formulados con ingredientes muy palatables como DDGS, melazas, cebada, trigo, avena y reducir los ingredientes menos apetecibles como la grasa bypass, minerales y buffers.

Se aconseja aportar edulcorantes y aromatizantes al pellet para mejorar su apetecibilidad.

Para animales de alta producción es aconsejable que el concentrado sea en forma de pellet y alto en fibra soluble, para evitar acidosis y mejorar la durabilidad del pellet.

Ordeño – Ratio de grasa / proteinas

¿Hay que modificar los horarios de alimentación de las vacas?

Los horarios de alimentación de las vacas tienen el pico de consumo de materia seca tres horas más tarde del inicio de la actividad humana.

¿Y la forma de administrar las raciones? ¿Cambia de alguna forma?

Las raciones deben ser ricas en fibra digestible y lo más importante el trabajar con alta densidad energética en el pesebre (ración de volumen), resulta en un menor número de visitas al ordeño.

¿Es posible incrementar los sólidos y calidades de la leche mediante la alimentación en los sistemas de robot de ordeño?

Si es posible, debemos como dije anteriormente trabajar con forrajes altamente digestibles, evitar acidosis ruminal, aportar aminoácidos (metionina y lisina) a la dieta. Litros, grasa y proteína anual

En el sistema de ordeño robotizado lo que más influye a nivel genético es poseer animales con buena colocación de pezones, de fácil ordeño (buen flujo). Las empresas de genética ya ofrecen catálogos de toros cuyas hijas tienen buena actitud para ordeño robotizado como son la velocidad en el ordeño, colocación de pezones, menor tasa de mamitis y disminución de problemas podales.

¿Hay que diseñar una alimentación específica para las vacas (secas y novillas) que no pasan por el robot?

La alimentación de vaca seca debe estar ajustada para evitar problemas postparto como cetosis, hipocalcemia y retención de placenta retrasando la asistencia al robot y por tanto una reducción de la producción.
En novillas debemos procurar que vengan al parto entre 22 a 24 meses de edad y lo suficientemente desarrolladas para evitar edema de ubre (en animales de más de 27 meses) y cetosis subclínica.

 


 

LEE LA REVISTA AFRIGA #138

 

https://www.selitel.es/ Fonteboa — Centro de Promoción Rural — EFA
Lee el último número