Volver arriba

«Tecnología al servicio de la ganadería»
Mario Vila Tella

junio 25, 2019
En la última edición de Cimag-GANDAGRO Mario Vila Tella, de Gabín (Cospeito, Lugo) recibió el galardón de “Máquina Destacada” al presentar en ese certamen el dispositivo Visiomix, un sistema de medición de la longitud de la fibra en los carros mezcladores desarrollado por la firma italiana Dinamica Generale. Luego de analizar los otros productos que concurrían al certamen y de valorar todos los dispositivos novedosos de las casas comerciales con las que trabaja, cayó en la cuenta de que Visiomix podía tener éxito en una cita de tanto prestigio como Cimag-GANDAGRO.

 

Se trata de un pequeño aparato que va incorporado al carro mezclador y que se puede manipular mediante una aplicación específica de telefonía móvil. En el teléfono establecemos los parámetros de nivel de picado y de homogeneidad de la ración que deseamos obtener y, cuando Visiomix detecta que se han alcanzado esos niveles, envía una alarma al teléfono. De esa manera sabemos que se han alcanzado los valores que deseamos para nuestra ración y que está lista para servir a las vacas. La longitud y tamaño de las fibras que componen la ración determinarán en buena medida la digestibilidad de la misma y, por lo tanto, influirán en la rumia y en la salud del animal.

Cada ganadero busca un tipo de ración diferente y cada carro funciona de manera distinta. Pero este dispositivo se adapta a todas esas necesidades y puede incorporarse a todos los tipos de carro mezclador que existen en el mercado.

Para realizar las mediciones, Visiomix lleva incorporada una cámara digital de alta resolución que compara automáticamente los fotogramas que va recopilando. Está dotada de un sensor de 8 megapíxeles. El dispositivo puede trabajar con temperaturas de entre -20 Cº y 64 Cº gracias a su carcasa construida con acero de alta resistencia, aluminio y nylon.

Hablamos con Mario para que nos cuente las novedades tecnológicas que pueden llegar al sector a corto y medio plazo. “Aunque todas las empresas de tecnología aplicada a la ganadería tienen sus secretos, sí que podemos afirmar que la tecnología NIR (Near Infrared), o infrarrojo cercano, es algo en lo que están trabajando con especial énfasis. Son sistemas que mediante luz infrarroja pueden medir todos los parámetros de la ración: proteínas, cenizas, humedad…y hacerlo en tiempo real. Es decir, según la comida va entrando en el carro, una lente situada en la zona de la fresa ya la va analizando parámetro a parámetro y nos indica la composición exacta y los fallos que detecta en la ración. Para eso, primero hay que indicarle los datos que queremos alcanzar y que previamente nos ha fijado en nutriólogo.”

El siguiente paso en la tecnología NIR, y en el que ya se está trabajando, sería crear dispositivos que, además de detectar los defectos en la ración, sean capaces de corregirlos por si solos. Es decir, que mediante un robot puedan añadir o eliminar kilos a la mezcla hasta que se alcancen las medidas deseadas. También se están desarrollando métodos para que los carros se carguen solos.

En un futuro no muy lejano, podemos llegar a una situación en la que el ganadero pueda pasarse días sin necesidad de pisar la granja

“En un futuro no muy lejano, y gracias a dispositivos informáticos, telefonía móvil, robots y sistemas de almacenamiento de datos como la nube, podemos llegar a una situación en la que el ganadero pueda pasarse días sin necesidad de pisar la granja. Pongamos el caso de la alimentación: el nutriólogo recoge las mediciones del último ordeño y, en base a ellas, envía al ganadero a través del móvil los parámetros de la siguiente ración. A su vez, el ganadero envía mediante aplicación móvil esa información a un carro robotizado que se encarga de cargar la ración y servirla a las vacas. Y, en todo el proceso, la tecnología NIR supervisa que los parámetros estén correctos. Es decir, dos personas con dos teléfonos móviles pueden gestionar la alimentación del rebaño sin necesidad de estar presentes en la explotación. Puede sonar raro, pero es el futuro. Y más habiendo los problemas de mano de obra que hay actualmente. La tecnología será decisiva en la pervivencia de la ganadería láctea, especialmente en el cruzado de datos, que interrelaciona alimentación, producción, sanidad animal…”

“En mi caso, que no soy estrictamente sector lácteo, Internet ya es una herramienta fundamental. Tanto para captar clientes en las explotaciones como para realizar ajustes o pequeños arreglos que se pueden efectuar por la red o, por supuesto, para recibir y servir material.”

El incesante cierre de explotaciones, en principio, no supone un problema para quienes, como Mario, prestan servicios tecnológicos a las explotaciones. Esencialmente porque sus clientes son granjas de mucho volumen de producción que precisamente necesitan implementar sistemas de nuevas tecnologías para suplir la falta de mano de obra, para hacer un manejo más eficiente y controlado de la cabaña o simplemente para disponer de tiempo libre. “También es cierto que no siempre es fácil introducir tecnología en las explotaciones. Primero hay que hacer que el ganadero entienda que la inversión tecnológica va a ser para mejorar en eficiencia y en calidad de vida. Y después hay que pasar bastantes horas hasta llegar a comprender y desenvolverse con el funcionamiento de los dispositivos. Eso requiere tiempo y paciencia. Aunque la verdad es que hasta ahora nadie reniega de la tecnología una vez que se familiariza con ella. Aparte de que las casas comerciales diseñan sus productos de forma que resulten lo más sencillos de manejar posible.” Mario Vila está convencido también de que el paso adelante tecnológico servirá de reclamo para que los jóvenes opten por quedarse en las explotaciones e incluso crear otras nuevas.

“Lo que no se puede ocultar es que en muchas zonas de producción láctea sigue habiendo deficiencias tanto de potencia eléctrica como de cobertura de Internet y de telefonía móvil. Eso es un problema serio que debe solucionarse porque de poco sirve contar con la tecnología más moderna si no disponemos de los medios para hacerla funcionar”.

Un aterrizaje casual en el sector

Revista AFRIGA — Mario Vila - Tecnología al servicio de la ganadería
Mario Vila Con el galardón obtenido en Cimag-Gandagro

Aunque no es ganadero, Mario mantiene un fuerte vínculo con la ganadería láctea tanto por vivir en un ayuntamiento de los más importantes en cuanto a producción como por trabajar casi en exclusiva para las explotaciones. Su labor diaria consiste en instalar, mantener y reparar dispositivos de pesaje de raciones en carros mezcladores.
“La verdad es que llegué a esto un poco por casualidad. Estudié electricidad y electrónica en Lugo y empecé a trabajar reparando televisores e instalando antenas a principios de los años 90. Un día, hará unos veinte años, un vecino me pidió que le echase un vistazo a la báscula de uno de los primeros carros mezcladores que hubo por esta zona para ver si podía arreglarla. Como algunos componentes y circuitos eran comunes a dispositivos que ya conocía, fui capaz de hacerla funcionar. Total, que se corrió la voz y empezaron a llamarme para que reparase e instalase otras básculas. Al final acabé especializándome en ese sector. Y aquí sigo. Aunque aquellas primeras básculas eran muy sencillas. Hoy en día todo está mucho más avanzado y es más complejo. Además, se trabaja sobre más parámetros que el simple peso.”

A día de hoy, Mario trabaja como responsable del servicio técnico de Visiomix y de otras casas comerciales por toda España.
Recientemente estuvo una semana en diferentes granjas andaluzas instalando y reparando básculas de carro. Como él mismo dice, los dispositivos tecnológicos que se utilizan en la ganadería láctea tiene muchas diferencias entre si y muchas cosas en común. Exactamente igual que las granjas. De lo que se trata es de reducir diferencias para hacerlo todo más sencillo y, sobre todo, más eficaz.

 

 


 

LEE LA REVISTA AFRIGA #139

 

https://www.selitel.es/ Fonteboa — Centro de Promoción Rural — EFA
Lee el último número