Volver arriba

«Soy una mujer en un mundo de hombres»
Deirdre Toal

marzo 27, 2018
Hace dieciséis años que Deirdre Toal trabaja en el mundo de la Mejora Genética en Irlanda, integrada en el equipo de Progressive Genetics, un centro de toros de base cooperativa. Entusiasta de la selección, se desenvuelve con soltura en un área de la ganadería en la que, tanto aquí como en Irlanda, era más habitual hasta ahora encontrar hombres al frente, si bien eso está empezando a cambiar.

Caroline Allen
AgriLand


«Aunque el número de mujeres que trabajan en Progressive Genetics ha ido aumentando desde que me uní a ellos, el mundo de la selección, los acoplamientos y la inseminación artificial es todavía predominantemente masculino. Soy una mujer en un mundo de hombres», dice Deirdre Toal, «pero eso no me molesta en absoluto. Puedes dar con algún tipo raro que cuestione lo que una mujer puede saber de ganadería, pero son muy pocos entre los muchos que trato. Una vez que tienes confianza en ti misma, y en tu producto, la gente confiará en ti».

Y añade: «Me gusta mi profesión y me gusta estar con los ganaderos. Cuando llevas dieciséis años en un trabajo, llegas a conocer a mucha gente, a muchas familias. En algunos casos ya trato con la siguiente generación que se incorpora. Siempre me ha interesado la genética y la cría de ganado. Disfruto visitando las explotaciones y observando con el ganadero la descendencia de toros que he aconsejado utilizar, y el impacto positivo que están teniendo en su rebaño».

Soy una mujer en un mundo de hombres, pero eso no me molesta en absoluto. Puedes dar con algún tipo raro que cuestione lo que una mujer puede saber de ganadería, pero son muy pocos entre los muchos que trato.

Antecedentes ganaderos

Deirdre Toal se crió en una granja a las afueras de la ciudad irlandesa de Strodestow. «Mi hermana Patti, mi hermano Michael y yo estuvimos muy involucrados en la explotación desde pequeños. Mi hermana y yo ordeñábamos y cuidábamos de la recría durante el tiempo libre, mientras Michael y mi padre, Kevin, se encargaban de la maquinaria, ensilados y abonados». Su madre, Eileen, se ocupaba del papeleo y la administración de la granja, así como de servir copiosas comidas. «Mi hermano y su mujer, Miriam, llevan ahora la granja junto con mis padres. Mi padre tiene aún un papel muy activo en el día a día. Ordeñan 160 vacas. A él le debo mi interés por la ganadería. Siempre nos animó a trabajar en la explotación y nos llevaba a todo tipo de eventos relacionados con nuestro sector».

Sus padres continúan siendo un fuerte apoyo y una fuente de ánimo para Deirdre. «Uno de mis más lejanos recuerdos es de cuando ayudaba a mi tío Johnnie a alimentar las terneras. Fueron muchas noches lavando cubos en el grifo que estaba debajo de la ventana de la cocina», dice Deirdre.

En 1996 ingresó en la Universidad para estudiar Agricultura. «Desde muy pequeña tuve la agricultura en mi cabeza y en mi corazón, y siempre supe que sería lo único en lo que me gustaría trabajar. Me especialicé en Ciencias Animales, porque los Programas de Selección y la Genética eran lo que más me atraía».


—ARTÍCULO COMPLETO DISPONIBLE EN AFRIGA #134—

—Accede a todos los contenidos de la revista—

Inicia sesión regístrate
https://www.selitel.es/ Fonteboa — Centro de Promoción Rural — EFA
Lee el último número