Volver arriba

Brindis y lectura: «Teta de vaca» y «Catecismo do Labrego»

noviembre 23, 2018
La revista AFRIGA quiere ser una herramienta para el ganadero también en su tiempo libre, por eso recomendamos algunas buenas opciones para disfrutar y aprender.

Teta de Vaca

Revista AFRIGA — Ocio + CulturaEn esta ocasión proponemos celebrar la excelente cosecha de maíz y de otros forrajes que se ha producido este año. Para ello, nada mejor que brindar con un buen vino y, para ser fieles a nuestro sector, recomendamos hacerlo con «Teta de Vaca».

El diseño de su etiqueta es toda una declaración de amor por las vacas lecheras, y también una excelente publicidad y promoción para nuestros animales y granjas, ya que asocia la ubre con la excelencia. Se embotella en la provincia de Huesca, pertenece a la colección «Vinos divertidos» y, para su elaboración, se utilizan uvas de la variedad garnacha y de la conocida como «uva de mesa española», que los romanos llamaban Bumasti. Se trata de un caldo de trece grados, por lo que apelamos a un consumo responsable.

Siendo la leche lo mejor que podemos beber, el vino es quizá la segunda opción, pues es el fruto del trabajo diario de miles de compañeros agricultores que, como nosotros, también tienen que luchar para poder seguir viviendo del campo. Brindemos pues, por la buena cosecha y por un futuro mejor.

Catecismo do Labrego

Nuestra segunda propuesta tiene que ver con la lectura, todo un clásico que data del siglo XIX: «Catecismo do Labrego», que apareció por vez primera en 1889. Su autor fue el ourensano Valentín Lamas Carvajal, que para esta obra utilizó el pseudónimo de «Reverendo Padre Frei Marcos da Portela, Doctor en “Tiología” Campestre». En apenas cuarenta páginas, Lamas hace un resumen perfecto de los males que aquejaban a ganaderos y agricultores hace ciento treinta años.

Revista AFRIGA — Ocio + CulturaCon un fino humor cargado de ironía describe los innumerables impuestos que había que pagar, y aprovecha para criticar a las instituciones políticas y religiosas que perpetuaban una situación en la que el campesinado tenía que sostener, con su esfuerzo, a buena parte de la administración pública y católica. El libro está escrito en el idioma gallego de una época en la que ningún organismo regulaba su ortografía y gramática, por lo que no siempre resulta fácil entender algunas de las expresiones que utiliza Lamas, aunque es este uno de los casos en que la forma no oculta el fondo.

Se llama «catecismo» porque sigue la fórmula de pregunta-respuesta de los textos de doctrina católica. Por ejemplo —y traducido— dice: «¿Qué se entiende por hombre de labranza? Una clase de buey puesto de pie. Una máquina de sacar dinero de la tierra. ¿Cuál es su señal? La pobreza. ¿Por qué? Porque en ella vivimos y en ella morimos». Obviamente, y gracias al propio esfuerzo, la situación de agricultores y ganaderos ha cambiado mucho y para mejor en este siglo y pico. Seguimos pagando cuotas e impuestos y cobrando poco por nuestros productos, pero hemos conseguido ciertas garantías jurídicas y ya no estamos en un modelo de subsistencia.

Aún así, recomendamos vivamente la lectura del «Catecismo do Labrego» para no olvidar nunca de dónde venimos, y para comprobar que muchos de nuestros males siguen teniendo los mismos responsables: «A mayores del mundo, el demonio y la carne —como tienen todas las gentes—, tenemos un montón de enemigos: nueve ministros en Madrid, el Delegado de Hacienda en la Provincia, el Administrador de la Subalterna en el partido judicial, el alcalde y los concejales, el secretario municipal, el cacique de la parroquia, el vecino de puerta con puerta, la miseria en la casa, los granizos en las fincas, la filoxera en los viñedos, el recaudador metido en la cabeza, los trabucos y la contribución territorial en la caña de los huesos, la contribución de consumos entallada en la garganta, la creencia en que no habremos de cambiar de suerte, las perrerías de la curia enterradas hasta los redaños…».


—Accede a todos los contenidos de la revista—

Inicia sesión regístrate
https://www.selitel.es/ https://www.deheus.es/ Fonteboa — Centro de Promoción Rural — EFA
Lee el último número