13.6 C
Galicia
lunes, abril 15, 2024

Un duro golpe para una granja de Manzaneda que tiene que sacrificar todas las vacas la tuberculosis

  • Exterminar a todas es una ruina.

Luis Domínguez García asumió la responsabilidad de la explotación ganadera familiar en Palleirós (Manzaneda) en 2010, seguido por su hermano Secundino en 2019. Juntos, transformaron siete vacas iniciales en un rebaño de treinta cabezas para finales del año pasado. Sin embargo, en cuestión de días, su próspero negocio se verá reducido a cero. Todos sus animales, incluidos los 16 terneros, serán sacrificados después de que tres de las vacas dieran positivo en tuberculosis.

El desafío comenzó con las pruebas de saneamiento anuales realizadas por la Consellería de Medio Rural, donde tres vacas arrojaron resultados positivos y fueron sacrificadas. Los análisis posteriores confirmaron la infección, lo que llevó a la decisión de sacrificar todo el ganado. Para los hermanos Domínguez García, la noticia fue un golpe devastador, recibido como un amargo regalo de Reyes el 5 de enero.

A pesar de presentar alegaciones, hasta ahora ignoradas, la Xunta sigue adelante con la medida. Los ganaderos argumentan que se están sacrificando animales que dieron negativo sin realizarles una segunda prueba. Además, sostienen que sus animales están divididos en dos fincas separadas y nunca se mezclan, por lo que piden que solo se sacrifiquen los que están en contacto directo. “Estamos de acuerdo en sacrificar las vacas enfermas, pero exterminar a todas es una ruina”, declara Secundino.

El impacto económico para la familia es severo. Con una compensación de alrededor de 1.200 euros por cabeza de ganado perdida, el futuro de la granja se ve sombrío. “Hoy en día, por menos de dos mil euros, no puedes comprar una vaca en plena producción”, lamenta Luis, consciente de que tendrán que empezar de nuevo y que los animales deberán readaptarse al entorno.

Desde la Consellería de Medio Rural defienden la medida como necesaria para contener el brote y proteger otras explotaciones, especialmente considerando el historial de positividad en la zona. Sin embargo, para los Domínguez García, la perspectiva de reiniciar su negocio ganadero se ve oscurecida por la incertidumbre y la desolación ante la pérdida de años de trabajo y dedicación.

Artículos relacionados

- Advertisement -spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS